sábado, mayo 30, 2009

VICTORIA SIMBOLICA EN LA CUNA DEL FASCISMO


Texto escrito pensando en mi gran amigo el zudakaboydelacalicalentura: ¡Cuidado, el fútbol te puede matar!


El miércoles 27 de mayo del 2009 el fútbol club Barcelona se corono campeón de su tercera copa, la UEFA-Champions League, algo nunca antes alcanzado por un equipo español, en días anteriores se había alzado con la Liga española y con la copa del Rey. Esto desencadeno la euforia Culé, en Roma y en Barcelona, desde el mismo momento en que terminaron los 90 minutos de juego frente a un Manchester United anonadado y resignado, hasta cuando el equipo fue recibido por sus seguidores en el Camp Nou -a pocas calles de mi actual casa- donde la fiesta siguió y se prolongo hasta bien entrado el viernes.


Personalmente el fútbol no despierta en mí sino una simple curiosidad académica, la pasión que sentía por este deporte murió el día en que el equipo de fútbol de Estados Unidos en el mundial de USA 94 derroto a un super favorito equipo colombiano (3-1) agrandado por su victoria 5-0 frente a la selección argentina en las eliminatorias para el mismo evento. Pero mi desencanto no solo provenía de la decepción deportiva sino de una derrota simbólica canalizada por medio de un juego.


El fútbol puede ser analizado desde variadas disciplinas de las ciencias sociales y humanas; su interacción con la sociedad y el individuo puede ser interpretada entre otras, desde la historia, la antropología, la sociología, la psicología y la economía. Esta última ciencia es lo que mueve el gran negocio del fútbol a nivel mundial y el Barza no es la excepción, eso esta claro, esta industria tiene equipos de todo tipo: baloncesto, balón mano, waterpolo, fútbol 5... etc, y como símbolo histórico también mueve millones de euros, tiene museo y entrar al estadio a ver un partido es solo privilegio de socios y fanáticos seguidores enajenados por el fútbol. Así que podemos estar seguros que los dueños y dirigentes del FCB no tienen ningún tipo de fin filantrópico, el simbolismo y sus diversos significados e interpretaciones, que se pueden desprender del equipo azul-grana provienen o de los jugadores o de quienes lo siguen, total o parcialmente.


El equipo que venció al Manchester United en Roma es, en una escala muy pequeña, la representación de lo que sucede a nivel macro en Europa, en él encontramos juntos autóctonos e inmigrantes tanto de América como de África. Así mismo, vemos que en el Barcelona se conjugan las pasiones nacionalistas catalanas, tanto por parte de la afición como por algunos de los jugadores nacidos en dicha tierra. Pero si miramos más de cerca podremos apreciar que esta victoria es totalmente simbólica y reivindicativa. Primero, porque los dos goles fueron marcados por inmigrantes, que obviamente no son ni marginados ni excluidos, ni en Cataluña ni en Europa, pero si pueden encarnar -aunque ellos ni se lo planteen- a los que si lo son. Segundo, la victoria se da en Roma, capital de Italia, un país que acaba de aprobar leyes sumamente racistas, xenofobas y fascistas contra los inmigrantes ilegales, sobre todo a los que provienen de África, y ahí la importancia que tiene la celebración de Eto´o cuando señala su color de piel. Por último, el hecho de derrotar a un equipo ingles, país que en el último año ha implementado políticas igual o similares a las de Italia contra los inmigrantes ilegales hace que el significado se exacerbe.


Por supuesto le hice fuerza al Barza y celebre en Canaletes su victoria, no solo porque es un equipo mestizo, sino porque su estilo de juego me hizo recordar con profunda nostalgia a aquella selección Colombia que se clasifico a Italia 90 y a USA 94, donde el fútbol no solo era una técnica con un fin preconcebido, sino un espectáculo lleno de belleza, destreza y talento.



Marcelo Arroyave
Sociólogo
Barcelona/Catalunya/España/Europa/la Tierra, 3er Planeta.

1 comentario:

  1. Anónimo6:38 p.m.

    El futbol como espectáculo de masas es intrinsecamente fascista, y puede llegar a serlo extrínsecamente...El fútbol satisface la perversa necesidad psicológica de tener enemigo, como fundamento de identidad, porque proporciona la satisfacción de la autoafirmación antagónica en su forma más pura...Saludos!!!...mercedes

    ResponderEliminar

Recibimos todo tipo de comentarios, pero agradecemos que sean críticos y propositivos, ya que esto nos ayuda a mejorar y tener siempre los pies sobre la tierra.