domingo, septiembre 04, 2011

HACIA LA PRIVATIZACIÓN DEL PETRONIO ÁLVAREZ


Cuando salí de Cali en el 2007, el festival de música del pacífico Petronio Álvarez iba por la versión número 11 y aún se realizaba en el teatro al aire libre los Cristales, un lugar estratégico. Unos meses antes de regresar a mi ciudad natal después de 4 años de no viajar a Colombia, caí en la cuenta de que me tocaba la versión 15 del festival, número muy simbólico en la cultura Colombiana y creo que latina.

Para lxs que se pasan por este blog y no saben quién es Petronio Álvarez y qué es el festival de música del pacífico, les voy a contar de forma muy resumida de qué se trata. Petronio Álvarez fue un compositor negro, originario de una isla cercana al principal puerto de Colombia sobre el pacífico: Buenaventura; nació el 1 de octubre de 1914 y murió en 1966, fue compositor prolífico y popularizo la canción que hoy en día es el himno de dicha ciudad (Mi Buenaventura). Como casi siempre sucede, murió como un desconocido para la elite y el pueblo “blanco” tanto de Cali como de toda Colombia, adquiriendo fama póstuma gracias al surgimiento del festival de música que se inició en su honor en 1996.

La primera vez que fui al festival fue en el 2004 y debo reconocer que junto con mis amigxs hacíamos parte de una minoría étnica y social (“blancos” y universitarios); lo que me empujaba a asistir más que una curiosidad sociológica y folklorica era la idea de pegarme una fiesta monumental viendo mujeres negras y tomando licor barato. La pase fenomenal y no deje de ir tanto a las presentaciones como al after party en la calle del Pecado1 sino hasta que el destino me puso en Europa. Desde la distancia todos los años en el mes de agosto y septiembre me llegaban los ecos de una fiesta que muchos no se perdían y comparaban con la feria de Cali (que se celebra en diciembre) o el carnaval de Rio de Janeiro. El festival en esos 4 años de ausencia se mudo a la plaza de Toros y este año (2011) paso al estadio Pascual Guerrero, recientemente remodelado para el mundial de fútbol Sub 20 que se realizó en las principales ciudades de Colombia entre el 29 de julio y el 20 de agosto, de hecho, el festival fue aplazado una semana debido al evento futbolistico. En Colombia el ritual de la pelota es más importante que la fiesta y la política.

Debo confesar que sentía mucha curiosidad y ansiedad de asistir al Petronio y me emocionaba pensar en la fiesta, pero debido a mis obligaciones académicas solo pude asistir el sábado 27 de agosto. Gracias a la gestión de una hermosa y entusiasta compañera ingresamos a la nueva zona del festival bautizada como VIP, justo en los palcos de la tribuna occidental y en frente del escenario. Lo primero que se me vino a la cabeza fueron los recuerdos de los festivales que se realizaban en el teatro, donde el acceso era libre y la gente podía ir y venir sin ningún tipo de barreras, fumar y bailar con libertad, en comparación con el estadio, donde primero había que hacer filas -sin ninguna diferencia con lo que ocurría en la Plaza de Toros-, segundo, someterse a una requisa por parte de la Policía y tercero, soportar diversos tipos de jerarquías ya que la seguridad no solo estaba a cargo de la fuerza pública, sino de los Guardas Cívicos (?) y de una empresa de seguridad privada que cuidaba por medio de personas muy jóvenes las entradas a las diferentes tribunas, incluida VIP.

Puede parecer que ingresar a VIP, zona reservada para políticos y la elite económica tanto “blanca” como negra del suroccidente colombiano sea un privilegio, pero estando en ella me aburrí profundamente y anhele estar con toda la gente del pueblo y en contacto real con lo popular. Aunque intenté llegar sin lograrlo a la zona más concurrida y alegre, mi permanencia en la zona privilegiada me mostró que el Petronio va camino de la privatización. Era paradójico ver por ejemplo, que quienes en algún momento quisieron que el festival se acabara estuvieran sentados en palcos de honor y ni mostraran entusiasmo por la música que sonaba; era ofensivo que la mayoría del publico no tuviera buena visibilidad por la mala ubicación de la tarima, ademas, que el lugar más privilegiado -justo abajo y al frente de la misma- fuera reservado para los artistas, periodistas y toda clase de oportunistas, locales y extranjeros, que por medio de influencias obtenían escarapelas para estar allí, mientras que las personas que habían viajado desde regiones recónditas como Timbiquí, Guapí o el Valle (Choco) para animar a sus grupos de música, tuvieran que conformarse con los lugares más alejados. Da rabia ver que una fiesta popular que trata de reivindicar una cultura que ha sido excluida históricamente fuera utilizada por los políticos de turno para aumentar su influencia a nivel regional y por una elite y una farándula provinciana para aumentar su prestigio. 

video


Hace un año le realicé una entrevista a Tostao, MC del grupo Choc Quib Town y en ella me decía que lo que él deseaba era que el Petronio se convirtiera en una fiesta de las dimensiones del carnaval de Rio o el festival de Glastonbury, pero temo que el Festival de Música del Pacífico va camino de convertirse en un botín político donde se van a reproducir los mismos defectos que han convertido a Colombia en la sociedad más desigual y estratificada de América latina. Sinceramente espero que esto no suceda y que la experiencia de realizarlo en el estadio sirva para encausar de nuevo un evento que propaga la cultura afrocolombiana y que ademas incentiva el mestizaje cultural.

Por Marcelo Arroyave
Miembro del Colectivo SSyS (de paso Por Cali)
Sociólogo y Antropólogo Urbano

1 Calle histórica y peligrosa de la ciudad donde se encuentra el Hotel los Reyes, que alojaba a los participantes llegados de todo el pacifico colombiano; en ella existían desde prostíbulos y bares y se vendía y consumía droga, pero durante los días de celebración del Festival se convertía en una pasarela donde tanto publico como músicos se mezclaban en una fiesta que duraba desde el final de las presentaciones hasta el amanecer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recibimos todo tipo de comentarios, pero agradecemos que sean críticos y propositivos, ya que esto nos ayuda a mejorar y tener siempre los pies sobre la tierra.